Una reflexión acerca del significado del cine de animación


Si se hiciera una encuenta en la calle en la que se preguntara a la gente qué entiende por cine de animación, probablemente muchos de los encuestados contestarían cosas como: “es cine de dibujos animados” o “es cine para niños”. […]

Tanto las personas encuestadas que respondieran lo primero como las que afirmaran convencidas lo segundo, se acercarían a la verdad pero estarían básicamente equivocadas. Que el cine de animación es sólo “cine para niños” es un tópico que no se sostiene: si ya es discutible que en sus orígenes fuera concebido como un entretenimiento destinado exclusivamente al público infantil, no cabe duda de que, sobre todo desde mediados de los años sesenta, ha desaparecido la idea de que las películas de animación son siempre para niños, aunque evidentemente son estos los grandes consumidores de esta clase de películas, la mayoría de las cuales se realizan pensando en los más pequeños (muchas de las producciones Disney) o en los adolescentes (parte de fenómenos manga). Pero también son numerosos los filmes gestados para el público adulto:(Rebelión en la granja, El submarino amarillo, El planeta salvaje, El gato caliente y Heavy Metal) […]

En cuanto a que el cine de animación es “cine de dibujos animados”, sólo en parte es cierto. Puede decirse que todo el cine de dibujos es cine de animación, pero no todo el cine de animación es cine de dibujos. El concepto de animación abarca diversas técnicas, de las que los dibujos animados constituyen sólo una. También pertenecen al cine de animación las películas de figuras recortadas, que seguramente encuentran sus raíces en las famosas “sombras chinescas” y que tanto utilizara Lotte Reiniger, una de las grandes pineras del género. O las películas protagonizadas por marionetas -lo que se ha dado en llamar “cine de muñecos -amorosamente fabricadas y puestas en escena por ese Walt Disney de la Europa del Este que fue el maestro de Jiri Trnka. Como también forman parte del cine de animación los efectos especiales que adornan y realzan muchas de las películas de fantasía interpretadas por actores de carne y hueso. Todo eso es también cine de animación y el único elemento común es el principio mismo en el que se basa la animación, es decir, la sensación de movimiento fotograma a fotograma.

José Moscardó Guillén en su libro El cine de animación en más de 100 largometrajes

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: