Posts Tagged ‘Cars’

Una crítica a la saga Toy Story: “Trampa en el cielo de los juguetes”

19 julio 2010

  • La última entrega de la saga de animación más popular de la empresa Pixar llega a España el 21 de julio, respaldada por un enorme éxito. En la despedida de ´Toy Story´ aparecerán nuevos personajes, como Barbie y Ken, cuya química nace a raíz de un horterísimo pañuelo en el cuello, o un osito llamado Teddy que huele a frutas

El listo de John Lasseter, corazón, vísceras y cerebro de esa maravillosa y bucólica empresa que es Pixar, ahora fusionada con Disney, no podía permitir que sus hijos predilectos, Woody y Buzz Lightyear, aquellos que le aportaron su primer gran éxito, fueran a morir de cualquier modo en el imaginario colectivo del mundo de la animación. Así que, de la mano de Lee Unkrich, que ya había codirigido la segunda parte de Toy Story, se ha sacado una última aventura, bastante elaborada, para despedir a los juguetes del bueno de Andy.

Y precisamente Andy, convertido ya, tras diez años de espera entre la segunda y la nueva película, en un joven preuniversitario, que prefiere internet a sus muñecos, es el motor de inicio de esta nueva historia, que fue estrenada en Estados Unidos y Latinoamericana el 18 de junio y ha recaudado 340 millones de dólares, superando de manera notable al ogro verde de la cuarta parte de Shrek, que peca de repetitivo en esta nueva entrega.

Tampoco es que Lee Unkrich, editor y codirector de la segunda parte de Toy Story, se haya vuelto loco con la historia que narra la última película, pero incorporar a Barbie y Ken a las aventuras de Woody y Buzz es uno de los aciertos más agradables y brillantes de la trilogía.

Barbie y Ken, cuya química nace en el film a raíz de un horterísimo pañuelo azul al cuello, no son, sin embargo, la única novedad de Toy Story 3.

La presencia de un cursi osito Teddy, que huele a frutas y en la versión latina se llama Lotso, es otro acierto de la película y supone una gran sorpresa, con su particular manera de dirigir ese paraíso para los niños, y sobre todo para los juguetes, que es la guardería Sunnyside.

Los actores Tom Hanks, Tim Allen y Joan Cusack, entre otros, retoman los roles que habían desempeñado en las primeras películas, poniendo voz a ese elenco de plástico y tela (animada) que son el dinosaurio miedoso Rex, el matrimonio de los señores Potato, Woody, la vaquera Jessie y, entre otros, los alienígenas verdes que ya se han convertido en santo y seña de la casa –y que felicitaron esta semana, en nombre de Pixar, a la selección española de fútbol por su victoria a travésdeunvídeo–. En la versión española, el doblaje no puede ser más brillante, con el cineasta y director de la Academia Álex de la Iglesia; los actores Emilio Gutiérrez Caba, Ana Millán o José Luis Gil; el cantante Diego el Cigala o los televisivos Manu Carreño y Flipy, entre otros elegidos.

Historia

Este guión cuenta con algunos lugares comunes a las anteriores entregas de Toy Story, pero han resuelto de un modo respetuoso bastantes tramas de la saga, como por ejemplo sus nuevas fugas domésticas, su regreso y la camaradería. Incluso hay un momento muy lacrimógeno, con el descubrimiento de que Andy, en el fondo, nunca podrá olvidar lo que sus juguetes supusieron en su infancia, y otro, casi al final, que va destinado a que los espectadores casi se abracen entre sí por el bonito gesto del chico protagonista.

Técnicamente, los chicos de Pixar vuelven a superarse en esta tercera parte de Toy Story. Los más de 100 computadores que Pixar tiene en sus dos edificios en California trabajaron, literalmente, 24 horas diarias durante tres años para sacar a flote un final digno para esta saga que supuso el primer éxito para un equipo que, hasta ahora, ha logrado nueve premios Oscar ¡y 27 nominaciones!, un éxito inimaginable para una empresa de animación digital que, con orgullo, presume de tener al grancanario Carlos Baena entre sus animadores. Baena no es nuevo en el universo Lasseter, y ya ha colaborado en Buscando a Nemo y Cars, éxitos que auguran una buena aceptación a la merecida despedida de Toy Story.

Crítica escrita en La Opinión de Málaga por Miguel F. Ayala el 17 de Julio de 2010.

Disney lanza un videjuego para cantar los clásicos de sus filmes

29 junio 2010

Disney Interactive Studios afirma que “nada une tanto a las familias como la magia y la música de las películas clásicas Disney”, y por ello anuncia una nueva forma interactiva a través de la cual las familias podrán disfrutar juntas de las canciones de sus películas favoritas: “Disney Sing It: Éxitos de Película”.

Los fanáticos de “Mary Poppins”, “El libro de la selva”, “La sirenita” o “Toy Story” podrán cantar sus canciones favoritas con el videojuego “Disney Sing it: éxitos de película”, que saldrá al mercado para Wii y PlayStation 3 en septiembre.

El título interactivo incluirá temas de 20 películas, que irán acompañados de vídeos en alta definición con montajes y metraje original de los filmes, informa Disney en una nota de prensa.

El videojuego, producido por Disney Interactive Studios y destinado al público infantil, recogerá las famosas canciones de “Cenicienta”, “La Bella Durmiente”, “Cars”, “El Rey León”, “Aladdin” o “Tiana y el Sapo”. Los jugadores podrán utilizar el karaoke en solitario, crear duetos, competir o pasar el micrófono en el modo familiar, una modalidad que permite la participación de hasta ocho jugadores.

Además de las canciones, el videojuego incluye un manual con técnicas vocales y ejercicios en los que Anika Noni Rosi, la actriz que puso la voz a Tiana, enseña a los jugadores cómo mejorar sus actuaciones.

Noticia publicada en ABC el 24 de Junio de 2010

Sorprender a los niños hoy en día: todo un reto

12 junio 2010

Mark Mine, ha acudido al Cosmocaixa de Barcelona para hablar de su trabajo como director del Creative Technologic en la alt Disney Imagineering. Durante esta visita, Mine ha señalado la ilusión que representa para la firma la compra de la editorial de Hulk, un asunto sobre el que ya están trabajando los creativos con la intención de lograr la mejor integración posible de los universos Marvel y Disney.

No obstante, ese objetivo cada vez es más complicado, indica el autor de algunas de las atracciones creadas en torno a éxitos como “Cars”, “Hércules” o “Buscando a Nemo”, ya que los niños disponen de mucha más información que en los años cincuenta, cuando montarse en una montaña rusa era excitante, una experiencia que ahora no pasaría el examen. “Lograr sorprender a un niño es cada vez más difícil”, afirma Mine, quien asegura que el mundo ha cambiado mucho desde que el creador de Mickey Mouse abrió el primer Disneyland, en 1955. Aún así, siguen existiendo temas que mantienen la capacidad de emocionar a los visitantes de los parques como son el amor, la familia, la responsabilidad…

“Intentamos que todas nuestras atracciones versen sobre este tipo de narraciones, aunque los soportes y su complejidad sea cada vez mayor”, señala el ingeniero que incide en que la tecnología doméstica al alcance de todos obliga a propuestas más sofisticadas, interactivas, con robótica y tecnología extrema “siempre segura y familiar”.

“Se trata de encontrar el lugar adecuado, y aunque parece que no tendremos a Spiderman y a Mickey Mouse en el mismo lugar, habrá algunos espacios donde los personajes Marvel podrán encajar bien en nuestros parques Disney ya existentes. Pero no puedo avanzar más”, ha afirmado enigmáticamente en una entrevista concedida a la agencia de noticias Efe.

De hecho, los niños no tienen miedo a la tecnología, “se sumergen y lo hacen”. Los más pequeños no sólo aprecian la interactividad sino que la esperan. Hoy en día, explica este experto, no se puede colocar una pantalla informática al alcance de la mano de un pequeño en un parque sin que esta asuma que puede ir y tocarla.

Mine es consciente de la responsabilidad del legado Disney sobre la imaginería de varias generaciones de niños, y lo tiene en cuenta a la hora de construir sus atracciones, algunas de las cuales tardan varios años en materializarse, como “Midway manía”, surgida a partir de Toy Story u otras que duermen dos década en el cajón hasta que la tecnología ha permitido su realización.

Goofy y Donald son los personajes favoritos de Mine que no cree que el viejo señor Walt se pudiera sentir incómodo con nada de lo que viera en sus parques. Por si acaso, no suelta prenda sobre los proyectos que no han llegado a buen puerto. “En Disney no nos gusta hablar de nuestros fracasos. Si algo no está bien haremos todo lo posible para arreglarlo”, afirma.

Extracto de la noticia perteneciente a la agencia EFE el 12 de junio de 2010.