Posts Tagged ‘Pinocho’

Annie Leibovitz para el aniversario de Disneyland Resort París

18 enero 2010

En el año 2007, la compañía Disney persuadió a la prestigiosa fotógrafa Annie Leibovitz con el fin de que se encargara de la campaña publicitaria del año 2008 para promocionar el 15 Aniversario de Disneyland Resort Paris. La campaña publicitaria se denominó Walt Disney world’s year of a million dreams (El año del millón de sueños del mundo de Walt Disney). Desde aquel año han ido publicando nuevas fotografías con famosos caracterizados como personajes Disney en el “One million dream year” como parte de la estrategia global de “Donde los Sueños se hacen Realidad”.

De hecho, las fotografías, que recrean a los principales protagonistas de sus clásicos Disney, han sido muy valooradas y se han publicado en revistas como Vanity Fair, Vogue, o The New Yorker.

	Scarlet Johansson es Cenicienta

	David Beckham es el Príncipe de La Bella
	Durmiente

 	Gisele Bundchen es Wendy, la gran amiga de 
	Peter Pan interpretado por Mikhail Baryshnikov
	y Tina Fey es Campanilla

 	Jessica Biel es Pocahontas

 	El Rey Arturo encarnado por Roger Federer

 	Rachel Weisz es Blancanieves

 	Julie Andrews es el hada madrina de Pinocho, 
	y Abigail Breslin es Fira

	Jennifer López, la princesa Jasmine 
	y Marc Anthony, Aladdin

	Beyoncée es Alicia en el país de las maravillas, 
	acompañada por Oliver Platt y Lyle Lovett

	Michael Phelps como el rey Tritón y Julianne 
	Moore como La Sirenita

	Whoopie Goldberg encarna al Genio de la 
	Lámpara Maravillosa

Un repaso por la carrera de Disney

17 enero 2010

Disney es una empresa fuerte, con una tecnología innovadora, unas ideas consolidadas y un fuerte merchandising que evoluciona, aunque sin tratar de perder por ello el matiz de sus inicios. Éstas son algunas de las conclusiones a las que llega el profesor de la Facultad de Comunicación, perteneciente a la Universidad Pontificia de Salamanca, Tomás Sánchez. Ilustrador freelance, escritor, diseñador gráfico, profesor y dibujante de storyboards freelance son sólo algunas de las etiquetas que se le pueden atribuir. Y es que, como Co-cordinador del Máster de Guión de Ficción para Tv y Cine de la UPSA, Tomás Sánchez conoce perfectamente el mundo Disney, sus entresijos, su historia y la evolución de la misma. Un conocimiento que deja plasmado en cada una de sus respuestas.

– ¿Qué opina de la evolución que ha seguido Disney desde el fallecimiento de sus creadores Walt y Roy Disney?

En realidad, la única muerte importante de las dos fue la de Walt Disney, ya que Roy era simplemente el responsable de la parte empresarial y, como tal, no se le puede atribuir ninguna decisión creativa más allá de tratar de “controlar” a su hermano, siempre dado a las aventuras “demasiado caras”. Con respecto a la evolución de Disney, desde la defunción de Walt se distinguen tres etapas muy distintas: la que media entre los largometrajes de “El libro de la selva” y “La sirenita”, caracterizada por el fracaso de las producciones y por el caos interno. La segunda etapa, también conocida como Renacimiento Disney, que va desde “La sirenita” hasta, más o menos, “Mulan”, está influida por la nueva directiva de Michael Eisner y supuso una expansión enorme a partir de las raíces sentadas por Walt. A partir de ahí comienza una etapa de cierta incertidumbre y desprestigio. De todas formas, hay que tener en cuenta que Disney, ya en vida de Walt, era mucho más que el estudio de animación y que, en estal “tercera era” esto es más cierto que nunca y la salud de la franquicia depende de otras muchas cosas al margen de las películas animadas.

– ¿Cómo considera que ha sido la evolución en la producción de las películas Disney? 

Si aceptamos la división anterior por épocas, diría que, en vida de Walt Disney, la tendencia fue producir películas cada vez más complejas técnicamente y en sus facetas narrativa y artística. En la época del “desconcierto” tras su muerte se prueban una serie de fórmulas irregulares y oportunistas, que generalmente fracasan. El “Renacimiento” supone una vuelta a las fuentes que Disney usaba (los cuentos de hadas) pero con una perspectiva más global. Después de “Mulan” parece que los creativos de Disney tratan de abandonar el guión adaptado para abordar temas originales y, según mi opinión, siguen una línea descendente que les ha hecho quedar a la sombra de Pixar (que ya forma parte de Disney) y de Dreamworks.

– ¿Cómo valora las técnicas y medios de producción actuales de la factoría Disney en sus películas?

Creo que, hasta ahora, han ido a la zaga de Pixar, con un resultado muy distante a su modelo. La animación digital en 3D no ha sido una innovación técnica que Disney haya sabido aprovechar y con “Tiana y el sapo” se anuncia la vuelta a la animación tradicional, tal vez intentando diferenciar dos líneas: la tradicional “Disney” de la digital “Pixar”.

– ¿Cómo valora la temática de las diferentes películas Disney?

La temática de las películas Disney es muy variada, aunque algunos temas son transversales. Uno de ellos, el más clásico, es la madurez, la transformación de un niño o niña en un adulto, muchas veces a través de una confrontación traumática, del abandono de su mundo. Ese tema, presente en casi todos los “clásicos” tiene una gran fuerza de apelación y está en la base de la identificación general del público con los personajes.

– ¿Dónde reside la magia de los clásicos Disney?

Sin duda alguna, en el hecho de que recurren a los cuentos de hadas como base argumental y a textos que parten de ellos o que comparten características con ellos.

– ¿Cuáles cree que son los puntos que más caracterizan a las películas Disney?

Dentro de la historia de Disney hay etapas bien distintas, pero diría que, al menos en los clásicos, es el recurso a los guiones adaptados y a la recreación de tiempos y espacios míticos, que pueden ser el del cuento de hadas (intemporal, vagamente germánico) y el de cierto tiempo ideal norteamericano. También habría que tener en cuenta cierto tono melodramático en las tramas principales y el uso de personajes de refuerzo cómico en las tramas secundarias.

– ¿Cree que la tecnología empleada por la factoría se ha quedado atrasada o, por otro lado, cuenta con las técnicas más avanzadas?

En el momento actual cuenta con los medios más avanzados, aunque es cierto que ya no dispone de ellos en exclusiva, como en tiempos pasados.

– ¿Qué es lo que más atrae de una película Disney?

Personalmente, lo que más me atrae es el virtuosismo artístico y el carácter mítico de sus tramas, sobre todo las de las películas basadas en cuentos de hadas o en textos que, como “Pinocho” o “Alicia”, son herederos de ellos.

– ¿Cómo valora la compra que ha realizado Disney de la productora Pixar?

Suele haber mucha alarma con estas cosas. Cuando Disney compró Marvel hace unos meses, muchos fans se alarmaron al pensar que la “dulzura disneyana” se iba a apoderar del universo de los superhéroes. Esto es ridículo. Disney es un conglomerado empresarial gigantesco, y el paternalismo y el carácter de Walt hace tiempo que se han quedado en puro recurso corporativo. Disney es la dueña de Miramax, que ha producido “Pulp Fiction” y otras películas bastante alejadas de la sensación que muchos asocian con Disney. En el juego corporativo que envuelve el mundo de la comunicación, es difícil valorar si estas adquisiciones van a favorecer o no la buena marcha del negocio, tanto para Disney como para Pixar.

– ¿Cómo se encuentra actualmente posicionada Disney dentro del mercado infantil?

No tengo muy claro el trozo del pastel que corresponde a Disney, aunque mi propia experiencia de consumidor me indica que Disney domina los mercados televisivos y de vídeos domésticos, sobre todo desde la adquisición de Pixar. Además, los parques temáticos son una referencia única en su mundo, al igual que la juguetería (merchandising). Con “Tiana y el sapo” se puede comprobar como cualquier lanzamiento Disney implica una campaña de márketing global que apunta a cines, vídeo, televisión, parques, internet, juguetes…

Una industria oscarizada

8 enero 2010

Durante su trayectoria artística, el productor cinematográfico Walt Disney recibió 26 Oscars por sus películas, siendo hasta el momento la persona que más estatuillas ha recibido. De ess 26 Oscars, 4 fueron honoríficos. Además, 12 de esos premios fueron a cortometrajes de animación, categoría que las producciones Disney prácticamente coparon durante la década de 1930. Por otro lado, menos conocido es el hecho de que Disney recibió también 10 estatuillas por la producción de películas de imagen real, en las categorías de mejor cortometraje de imagen real, mejor cortometraje documental y mejor largometraje documental. No recibió nunca el Oscar al mejor largometraje, aunque Mary Poppins fue una de las nominadas en 1965, poco antes de la muerte de Disney. No existía la categoría de mejor largometraje de animación, que no se creó hasta 2001, por lo cual ninguno de los largos clásicos de Disney obtuvo la estatuilla. Con dos excepciones: los Oscar honoríficos concedidos a Blancanieves, en 1939, y a Fantasía, en 1942.

1931-32: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por la película Flores y árboles (Flowers and Trees), de Bert Guillet (United Artists)

– Oscar Especial a Walt Disney, por la creación de Mickey Mouse

1932-33: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados: Los tres cerditos (The Little Pigs), Bert Gillet (United Artists)

1934: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por La tortuga y la liebre, de Wilfred Jackson (United Artists)

1935: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por Los tres huerfanitos de Dave Hand (United Artists)

1936: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por Country Cousin de Wilfre Jackson (United Artists)

1937: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por El viejo molino de Wilfred Dick Rickard (RKO)

1938: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por El toro Fernando de Dick Rickard (RKO)

– Oscar Especial a Walt Disney, por Blancanieves y los siete enanitos, en reconocimiento a su innovación en el campo de los dibujos animados

1939: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por The Ugly Dickling de Dick Rickard (RKO)

1940: Oscar a la Mejor Canción por “When you Wish Upon a Star”, de Leigh Harline y Ned Washington, por Pinocho

– Oscar a la Mejor Música Original a Leigh Harline, Paul J. Smith y Ned Washington por Pinocho

1941: Oscar a la Mejor Banda Sonora en Film Musical: a Frank Churchill y Oliver Wallace por Dumbo

– Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por Lend a Paw de Cycle Geromini (RKO)

– Oscar Especial a Leopold Stokowsky por la forma de visualizar la música en la película Fantasía y a Walt Disney, William Garity, John N. A. Hawkins y la compañía RCA por la creación del sistema de sonido Fantasound para la película Fantasía

– Oscar en memoria de Irving Thalberg a Walt Disney

1942: Oscar al mejor Corto de Dibujos Animados por Der Fuehrer’s Face, por Jack Kinney (RKO)

1947: Oscar a la Mejor Canción por “Zip-A-Dee-Doo-Dah” de Allie Wrubel y Ray Gilbert de La Canción del Sur (Song of the South)

– Oscar Especial a James Baskett por su caracterización como Tío Remus en La canción del Sur (Song of the South)

1953: Oscar al Mejor Corto de Dibujos Animados por Toot, Whistle, Punk and Boom, de Charles Nichols y Ward Kimball (Buena Vista)

– Oscar al Mejor Corto de Dos Rollos: Bear Country (RKO)

– Oscar al mejor Cortometraje Documental por The Alaskan Eskimo (RKO)

– Oscar al Mejor Largometraje Documental por The Living Desert (Buena Vista)

1954: Oscar a la Mejor Decoración en Color en la película Veinte mil leguas de viaje submarino a Jhon Meehan y Emile Kuri

– Oscar a los Mejores Efectos Especiales a Ralph Hammeras por Veinte mil leguas de viaje submarino

– Oscar al Mejor Largometraje Documental por The Vanishing Prairie

1955: Oscar al Mejor Cortometraje Documental por Men Against the Artic (Buena Vista)

1957: Oscar al Mejor Corto de Imagen Real por The Wetback Hound (Buena Vista)

1958: Oscar al Mejor Corto de Imagen Real por Grand Canyon (Buena Vista)

– Oscar al Mejor Cortometraje Documental por Ama Girls (Buen Vista)

– Oscar Al Mejor Largometraje Documental por White Winderness (Buena Vista)

1960: Oscar al Mejor Largometraje Documental por The Horse with the Flying Tail (Buena Vista)

1964: Oscar a la Mejor Actriz: Julie Andrews por Mary Poppins

– Oscar a la Mejor Canción: “Chim-Chim-Chem-Ee” a Richard M. Sherman y Robert M. Sherman de Mary Poppins

– Oscar a la Mejor Banda Sonora Original a Richard M. Sherman y Robert M. Sherman por Mary Poppins

– Oscar al Mejor Montaje a Cotton Warburton por Mary Poppins

– Oscar a los Mejores Efectos Visuales a Peter Ellenshaw por Mary Poppins

Pinocho: del fracaso y el miedo en 1938 a inimitable clásico

4 enero 2010

El gran éxito comercial de Blancanieves permitió a Walt Disney a emprender en 1938 una serie de nuevos proyectos, entre los cuales fue Pinocho el que primero se materializó y vio la luz. Pinocho está considerado por un amplio sector de la crítica especializada como la mejor película de Disney, a pesar de que el estallido de la Segunda Guerra Mundial, afectara muy negativamente a sus rendimientos en taquilla. Sin embargo, Pinocho fue reconocido por sus inmensas cualidades artísticas, entre las que destaca la magnífica música  de la que forma parte la canción merecedora de un Oscar “When you wish upon a star”, cantada en la película por Pepito Grillo y repetida en la actualidad por otros personajes de Disney como la cantante Meaghan Jette Martin. Este largometraje combinó la magia y la simpatía con momentos de fuerte intensidad dramática, lo que le aporta un gran dinamismo.

Un dato curioso es que Pinocho contiene algunos pasajes que llegaron a causar pavor por aquella época –como las secuencias de la ballena- y que hoy en día siguen impresionando vivamente, como la violenta transformación del travieso Polilla en un burro, visto sólo a través de su sombra en la pared.

Pinocho, basado en la bella historia del italiano Collodi, asume ala perfección ese espíritu  mitad inocente, mitad perverso, de los cuentos infantiles europeos, que permite superar la banalidad de una lectura pueril y es la clave de su permanente vigencia. Además, el cuidado y preciosismo del que están dotadas las imágenes y la genial caracterización de los personajes, unido al ritmo cinematográfico  y los bonitos números musicales, hacen de Pinocho una joya, obra maestra de Disney y del cine de animación en general. En esta ocasión, cabe destacar la impresionante labor de doblaje argentina que favorece que la película resulte mucho más entrañable, lo que resulta todo un acierto.

Los primeros éxitos y fracasos: ocho largometrajes entre 1937 y 1956

4 enero 2010

 

Blancanieves y los sietes enanitos

La película, basada en el famoso cuento de los hermanos Grimm, fue estrenada en 1937 en Estados Unidos por la productora de Walt Disney Productions y la dirección de David Hand. La película, de 81 minutos de duración.

Sinopsis: Blancanieves es una princesa a la que su madrastra, la reina, obliga a vestir con harapos y a trabajar como su sirvienta, celosa de que la joven fuera dueña de una belleza que eclipsaba a la suya propia. Pese a ello, un joven príncipe quedad prendado del candor de la princesa. Cuando la perversa reina consulta su espejo mágico y este le dice que su hijastra la supera en belleza, ordena a uno de sus sirvientes a que conduzca a Blancanieves a lo más profundo del bosque y allí le quite la vida; pero el criado, apiadado, la deja huir y le lleva a su reina el corazón de un jabalí como prueba de que ha cumplido su mandato. Blancanieves se hace en su huida amiga de los animales del bosque y conoce a siete enanitos que extraen diamantes de una mina y viven en una pintoresca casita. Con ellos vive en armonía, hasta que una mañana se le aparece su cruel madrastra transformada en anciana por acción de un hechizo y le ofrece una manzana que contiene un veneno mortal con el que por fin de cumpliría su deseo de convertirse en la mujer más bella de su reina.

 

Pinocho

La película fue estrenada en 1940 en Estados Unidos por la productora de Walt Disney Productions y la dirección de Ben Sharpsteen y Hamilton Luske. La película tiene 84 minutos de duración.

Sinopsis: Gepetto, un viejo carpintero que vive con su gato Fígaro y su pececita Cleo, decide fabricar una marioneta de madera a la que pone por nombre Pinocho. El deseo de Gepetto, abrumado por la soledad, es que la pequeña marioneta fuera un niño de verdad. Por ello, el Hada Azul dota de vida a la marioneta y le promete que se convertirá en un niño de carne y hueso cuando demuestre que es bueno, generoso y sincero. Para ayudar a Pinocho a cumplir con lo prometido, le encomienda al grillo Pepito como su voz de la conciencia. Al día siguiente, el niño de madera va por primera vez a la escuela, pero en el camino se encuentra con el “honrado” Juan y su compinche Gedeón, que consiguen engañarlo para terminar por venderlo al despótico titiritero Stromboli comenzando, de esa forma, las pericias y aventuras de la pequeña marioneta que se dejará llevar por las tentaciones y los falsos amigos hasta que aprenda la lección.

 

Fantasía

La película fue estrenada en 1940 en Estados Unidos por la productora de Walt Disney Productions y la dirección de Samuel Armstrong, James Algar, Bill Roberts, Paul Satterfield, Hamilton Luske, Jim Handley, Ford Beebe, T. Hee, Norm Ferguson y Wilfred Jackson. La película tiene una duración de 112 minutos.

Sinopsis: Fantasía es una inspiración de los dibujantes creada por las distintas obras musicales. En este largometraje se pueden ver imagenes, dibujos y narraciones que la música inspiró a la mente y a la imaginación de un grupo de artistas. En Fantasía se dan tres tipos de historias: en algunas, la música existe por sí misma; en otras, imágenes más definidas acompañan a la música; por último, se cuenta una historia completa.

 

Dumbo 

La película fue estrenada en 1941 en Estados Unidos por la productora de Walt Disney Productions y la dirección de Ben Sharpsteen. Este largometraje tiene una duración de 64 minutos.

Sinopsis: la señora Jumbo, una de las elefantas de un circo, es visitada con retraso por la cigüeña, que le deja un elefantito precioso, salvo por un pequeño detalle: sus orejas poseen un tamaño desproporcionado para un elefante. A causa de este defecto, las envidiosas e indiscretas compañeras de su madre le apodan Dumbo, palabra que significa “tonto”. El circo llega a una ciudad y los niños acuden  a ver a los animales, pero cuando reparan en el pequeño elefantito se burlan de él, por lo que la señora Jumbo se enfurece y el dueño del circo toma la determinación de encerrarla, separándola así de su propio hijo. Pero el pequeño Dumbo no está solo, ya que cuenta con la inestimable ayuda y compañía del ratoncito Timoteo. Gracias a su ayuda y la de una divertida bandada de cuervos, Dumbo descubrirá que con sus orejas puede hacer algo que no puedan hacer las de su especie: volar.

 

Bambi

Este largometraje fue estrenado en 1942 en Estados Unidos por la productora de Walt Disney Productions y bajo la dirección de David D. Hand. La película tiene una duración de 67 minutos.

Sinopsis: es primavera y en el bosque se produce un gran acontecimiento: ha nacido el “príncipe” y todos los animales del bosque acuden a verlo. Se trata de Bambi, un frágil y torpe cervatillo que está destinado a suceder al rey de los ciervos. El tiempo va transcurriendo y Bambi hace entrañables amigos, como el conejo Tambor y la mofeta Flor, y descubre fenómenos nuevos para él, como la lluvia de abril o la nieve invernal. Pero un terrible acontecimiento, la muerte de su madre por disparos de los cazadores, marcará la vida de Bambi y acelerará el proceso de su madurez.

 

La Cenicienta

La película se estrenó en el año 1950 en Estados Unidos bajo la dirección de Wilfre Jakson –que repitió después de Fantasía-, Hamilton Luske y Clyde Geronimi. Este largometraje tiene una duración de 71 minutos.

Sinopsis: Cenicienta es una hermosa joven que vive esclavizada en su propio hogar por la maldad de su madrastra y de sus dos hermanastras, tras la trágica muerte de su padre cuando Cenicienta era una niña. Además de encargarse de todas las tareas domésticas, duerme en una miserable buhardilla y recibe los peores tratos. Cecinienta sólo tiene el consuelo de sus amigos los animalitos de la casa, como los ratones Gus y Jack o el perro Bruno. Un buen día se anuncia que el príncipe heredero elegirá esposa durante un baile celebrado en palacio. Será la oportunidad de Cenicienta para convertir sus sueños en realidad, pero su perversa madrastra no le pondrá las cosas nada fáciles.

 

Alicia en el país de las maravillas

La película se estrenó en el año 1950 en Estados Unidos bajo la dirección de Wilfre Jakson, Hamilton Luske –que repitieron después de Fantasía-, y Clyde Geronimi. La película tiene una duración de 71 minutos.

Sinopsis: Alicia disfruta de una agradable tarde de primavera en compañía de su hermana mayor y su gatita Diana. Pero el libro de historia que está leyendo su hermana resulta muy aburrido para la niña y ésta se olvida de la lectura cuando ve un conejo blanco con chaleco y reloj, que además habla. Llena de curiosidad, le sigue hasta su madriguera y cae por un pozo que parece interminable y en el que flotan los más variado y curiosos objetos. Cuando el pozo termina, Alicia ve que el conejo atraviesa una puerta e intenta seguirlo, pero la puerta es demasiado pequeña para ella. El picaporte, que tiene vida propia y también habla, le aconseja que coma una galleta que hay encima de una mesa de cristal y que le hará disminuir de tamaño; pero cuando lo hace Alicia se da cuenta de que ha dejado olvidada la llave sobre la mesa que ahora le parece enorme e inalcanzable. Una serie de aventuras increíbles, ilusorias y todo tipo de personajes alocados que favorecerán que Alicia finalmente desee llegar a su casa y abandonar ese lugar que, en un principio le parece maravilloso, pero del que no entiende nada.

 

Peter Pan 

Este largometraje fue estrenado en 1953 en Estados Unidos por la productora de Walt Disney Productions y bajo la dirección de Hamilton Luske, que ya había trabajado anteriormente en Fantasía y Alicia en el país de las maravillas. Esta película tiene una duración de 73 minutos.

Sinopsis: Wendy, Juan y Miguel, hijos de los Darlin, viven con la firme creencia en la realidad de Peter Pan, un eterno niño-héroe que habita en el País de Nunca Jamás. Una noche, Peter Pan en persona se introduce en casa de los Darlin con la intención de recuperar su sombra, extraviada una velada en la que se detuvo a escuchar las historias que cuenta Wendy a sus hermanos.  Wendy se despierta y Peter la invita junto a sus hermanos a visitar el País de Nunca Jamás, donde todo es diversión y los niños no crecen nunca. Pero allí también vive el eterno enemigo de Peter, el capitán Garfio, que vive obsesionado con dos ideas: acabar con Peter Pan de una vez por todas y escapara de un cocodrilo que lo persigue sin descanso con el firme propósito de comérselo. Garfio intentará eliminarlo a través de Campanilla, el hada celosa del ascendiente fervor que siente Wendy por Peter Pan.

El dulce poeta de la infancia

4 enero 2010

 

Walter Elias Disney – más conocido como Walt Disney– fue, sin lugar a dudas, uno de los productores cinematográficos más importantes de Hollywood. Apodado como el dulce poeta de la infancia, el mito viviente es el responsable de que la empresa Disney -que creó e ideó desde sus cimientos- continúe moviendo miles de millones después de su muerte. De ahí que, más de cuarenta años después de su muerte, se siga hablando de Walt como si estuviera vivo.

La “cabeza pensante” del imperio Disney nació el 5 de diciembre de 1901 en la ciudad de Chicago y fue el cuarto de cinco hijos. Los orígenes del apellido Disney se cree que provienen de Isigny-sur-Mer, un pequeño pueblo de Normandía situada en la costa norte de Francia. Con el paso del tiempo, el apellido se fue abreviando y se anglicanizó. La infancia del pequeño Walter transcurrió entre grandes apuros económicos y bajo la profunda severidad de su padre que decidió mudar a toda la familia en 1906 a una pequeña granja cerca de Marceline (Missouri).

En un paraje de ensueño fue donde el pequeño Walter, quien sentía un profundo apego por su madre, descubrió los entresijos y las maravillas que esconde la naturaleza y creando un vínculo especial con los animales. Estos aspectos serían muy influyentes en la posterioridad en la creación de sus dibujos animados.

Sin embargo, el padre de Walter, Elias, contrajo en el invierno de 1909 una fuerte pulmonía que le impidió trabajar durante varios meses. En consecuencia, la familia perdió la cosecha de aquel año y decidió vender la granja y trasladarse a Kansas City, donde el pequeño Walter se dedicaba a ayudar a su padre vendiendo los periódicos de “Times” y “Star” provenientes de una pequeña agencia de distribución que adquirió Elias.

Fue en la escuela, de manos de un compañero de clase llamado Walter Pfeiffer, donde Walter se introdujo en el mundo del vaudeville y del cine. Pero, nuevamente, la familia Disney se vio obligada a cambiar de residencia –Walter vivió durante unos meses con su hermano Herbert hasta que terminó sus estudios de octavo grado en el Instituto de Arte de Kansas City-, donde Walter se inscribió en la Escuela Secundaria de McKinley y en el Instituto de Arte.

Quizás fue esa imaginación atroz que siempre le caracterizó o bien el ánimo de ayudar a los demás, lo que le animó a falsificar su fecha de nacimiento con el fin de entrar como soldado en la Cruz Roja para combatir en el frente bélico. Sin embargo, su llegada a Europa se produjo apenas una semana después de que se hubiera firmado el armisticio, por lo que fue destinado, entre otros lugares, a St. Cyr, cerca de Versalles. En suelo francés cumpliría diecisiete años, mientras conducía ambulancias para la evacuación de un Hospital en París y dibujaba chistes y carteles en sus ratos libres para entretener a sus compañeros. El 3 de septiembre de 1919 se licenció y tomó rumbo a casa.

Ya en Estados Unidos, se estableció en Kansas City y consiguió un trabajo como publicista en el Pesemen-Rubin Art Studio. Fue allí donde comenzó una relación de amistad con el dibujante Ubbe Iwerks, junto con quien fundó en 1920 Iwerks-Disney Commercial Artists, un proyecto que fracasó. Sin embargo, esto no desanimó a Walter, y en 1922 fundó la compañía Laugh-O-Gram Films. Aunque la compañía adquirió fama debido al éxito de los cortometrajes basados en cuentos infantiles, las pérdidas obligaron a la compañía a cerrar.

Esta serie de desgracias dejaron a Walter sin aliento aunque, por fortuna, la suerte le sonrió: una distribuidora se interesó por uno de los cortometrajes que realizó y le encargó nuevas películas que combinases animación e imagen real. Ese fue el inicio de Disney Brother’s Studio en el que Walter, junto a su hermano Roy, producirían las Comedias de Alicia y darían vida al conejo Oswald, creado por Ubbe Iwerls.

Pero la alegría no duró mucho tiempo: a pesar de que las series eran exitosas, un tropiezo legal hizo que la empresa perdiera los derechos sobre el personaje. La única solución que se discernía al final del túnel era la creación de un personaje que sustituyera a Oswald y salvara a la empresa de la quiebra. Ése fue el inicio del ratón Mickey Mouse, que con el tiempo adquiriría tal fama que se consideraría como el emblema de Disney. Los cortos protagonizados por el pequeño ratón adquirieron popularidad y en 1930, Mickey probó suerte en el mundo del cómic.

El negocio prosperaba y Disney se permitió emprender un proyecto tras el que Walter llevaba ya tiempo: la producción del primer largometraje del mundo de la animación. A pesar del inmenso tiempo, costes y la fatiga, Blancanieves y los siete enanitos fue todo un acierto: considerada como una obra maestra de altísimo nivel técnico, la película permitió a la factoría continuar con sus proyectos, haciéndose con un estudio en Burbank y producir así una serie de películas (Pinocho, Fantasía, Dumbo y Bambi) que no siempre reportaron beneficios a la empresa o fueron bien entendidas.

Pero, Disney se caracterizaba por su fortaleza y su  capacidad para mirara hacia adelante, por lo que decidió abrirse a otros géneros, esperando el momento propicio para volver a la carga con largometrajes de éxito como La Cenicienta y películas con actores reales como La isla del tesoro. La producción de programas para televisión y la construcción de Disneyworld fueron el pelotazo de la empresa, aunque no tan importantes como el proyecto de un nuevo parque en Orlando llamado Disneylandia que Walter no podría llegar a ver concluido ya que falleció tres meses antes de su inauguración.

Desgraciadamente, Disney dejó de trabajar en 1966 sobre el proyecto de Disney World, tras diagnosticársele un cáncer en el pulmón izquierdo, tras toda una vida de fumador empedernido. El 15 de diciembre del mismo año falleció el conocido como el mago de Burbank, dejando a Roy la dirección de la empresa y la continuación del proyecto a punto de finalizar. Disney World sería inaugurado en febrero de 1967 bajo el nombre de Walt Disney World, a petición de su hermano para mantener su memoria viva. Sus películas, su imagen y sus parques han sido, sin lugar a dudas, la mejor herencia que nos ha podido dejar a todas las generaciones que le han seguido fielmente.